Autor Tema: Cara a Cara (YAOI! - sólo adultos, porfa)  (Leído 1794 veces)

Desconectado Neko-Ceres

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 764
    • Ver Perfil
    • http://templodelsilencio.blogspot.com
Cara a Cara (YAOI! - sólo adultos, porfa)
« en: 21, Enero 2007, 14:05:11 »
Bueno, después de hacer las advertencias pertinentes en el título y la descripción tal como me dijisteis, subo uno de mis fics tabú.   :P  Espero que le guste a alguien  ... :unsure:  :lol:



CARA A CARA





PREFACIO




El Patriarca le mandó llamar una vez más.

- Irás a destruir la Isla de Andrómeda para gloria del Santuario.

Él no protestó. Siempre seguía los preceptos de su señor de buen grado.

- Con gusto cumpliré vuestras órdenes, mi señor.

Y el Patriarca supo agradecérselo bien… como siempre hacía.


--------------------------------------------------------------------------------





PRÓLOGO



Varios años atrás, la persona por la que Milo de Escorpio habría dado su vida y vendido su alma era ni más ni menos que el Guardián de la Casa de Géminis. Ocho años mayor que el resto y ya Caballero de Oro, Saga era el ídolo de los jóvenes aspirantes a guerreros del Zodíaco; y entre todos aquellos púberes apolos que se le ofrecían con más o menos descaro, Géminis había puesto sus ojos precisamente en la insolente melena rubia y los ojos imposibles del aprendiz de la Octava Casa, iniciándole al estilo griego y convirtiéndose ambos en esclavos del otro durante largas noches hasta acabar siendo amantes en el pleno sentido de la palabra, con el cuerpo y también con el alma.



Pero llegaron los días oscuros en los que Saga empezó a faltar cada vez con más frecuencia del Santuario sin dar ningún tipo de explicaciones a nadie, y menos aún a Milo, que era incapaz de comprender el repentino desapego de su amante, sus ataques de ira, sus ausencias inesperadas, y sobre todo su negativa a hablar con él, ya no acerca de sus desapariciones, sino simplemente de nada personal. Saga se había convertido en un extraño. Un extraño dolorosamente cercano.




--------------------------------------------------------------------------------



1. MILO.




Me he convertido en una puta.

¿Me escandalizo?

No. No, porque al fin y al cabo es la verdad.

Me he convertido en una maldita puta. La puta del Patriarca. Hace años que tengo este vacío en mi interior, y no sé cómo llenarlo; lo he intentado con infinidad de amantes, amantes de todo tipo: mujeres, hombres, jóvenes… pero todo ha sido siempre lo mismo: nada. Nada puede hacerme sentir pleno, hacerme sentir entero, porque en cada una de esas relaciones amargas como naranjas silvestres, siempre llego a la misma conclusión: me faltas tú, y eso es lo mismo que decir que me falta todo. Que no tengo nada. Maldito sea el día en que te conocí, y maldito el día en que me enamoré de tu cuerpo y de tu alma. Desapareciste sin más ni más, sin despedidas ni explicaciones, y desde entonces he andado perdido, errático, sin saber qué diablos hacer con mi vida salvo seguir el camino que ya tenía marcado. Yo, Milo, Caballero del Escorpión; ese sueño… que ya no significa nada. Sin ti a mi lado para compartirlo, qué me importa esta armadura, este montón de metal ridículo que sólo me recuerda lo lejos que estás de mí.

Cuando el Patriarca me llamó por primera vez a su alcoba, no podía creerlo; nunca hubiera esperado de él ese nivel de perversión. Le creía por encima de todas las debilidades a las que yo me entrego, pero ha demostrado ser un amante insaciable, que no se arredra ante ningún nivel de depravación. Me decepciona y me excita a un tiempo, pero cada vez más siento la necesidad de ser sometido por él… algo que nunca creí llegar a experimentar. Yo, siempre tan dominante, tan agresivo, me estoy convirtiendo en su esclavo… me estoy convirtiendo en el reflejo deformado de lo que antes era. Y lo peor es que disfruto con ello, porque si tú me faltas, yo sólo quiero caer en la degradación más absoluta hasta desaparecer por completo.

Saga, si supieras hasta qué nivel empiezo a depender de su dominio sobre mí, ¿volverías a mi lado? ¿Sabrías defender lo que decías tuyo? ¿O ni tan siquiera eso te importaría?




--------------------------------------------------------------------------------



2. ARLES.

Trece noches ya he saboreado mi triunfo sobre ti. Trece noches te he demostrado que has perdido, que no puedes luchar contra mí porque ya no eres nadie, ya no eres nada, estás acabado. Trece noches he llamado a tu amante hasta mi lecho y te he obligado a asistir a la consumación sobre él de todos mis anhelos; le he humillado de todas las formas posibles, he profanado ese cuerpo, que tanto decías amar, tú, imbécil, de todas las maneras imaginables, sin dejar nada por experimentar, nada por probar. He disfrutado como nunca lo había hecho con ningún otro amante, ni hombre ni mujer, porque en cada resquicio de su cosmos podía leer su dolor, su estúpido dolor a causa de tu ausencia, y su necesidad de curarlo entregándose a otros; ese dolor me da vida, porque sé que tú también lo percibes.

No podría haber planeado venganza más exquisita… ah, Saga, cómo me deleito con tu odio, con tu rabia cuando le poseo una y otra vez, con tus celos cuando él se rinde a mí y se deja conquistar por el placer que, muy a pesar tuyo, le domina. Pero todavía me resulta más grato saber que, al igual que yo, tú percibes que él lo hace por despecho y a la vez por necesidad de ti; sé que eso no te enfurece, sino que te hace sufrir, y tu sufrimiento es mi complacencia.

¡Es irónico! Te desea tanto que se entrega sin dudarlo al primero que pasa. Y de todas las personas que engrosan su interminable lista de amoríos, yo voy en cabeza; soy su más frecuente amante, y también el que él, en el fondo, más desprecia. ¿Quién iba a pensar que había un puritano en lo más profundo de la conciencia del Escorpión? Esperaba otro comportamiento de su general, sin duda más decente, más… apropiado; pero en vez de eso, le exijo cada vez más, le obligo a ir un paso más allá, a renunciar cada noche a un poco más de humanidad. Él obedece sin protestar, fingiendo que disfruta, creyendo que disfruta, pero en cada ocasión siente, con más y más fuerza, que no es más que basura.

Mi puta.

Y me odia. Me odia, Saga, ¿no te parece exquisitamente sardónico? ¡Desprecia este cuerpo! Y con ello, te desprecia a ti, y ese desprecio sella mi dominio sobre tu voluntad, Saga… tu impotente y patética voluntad.



--------------------------------------------------------------------------------



3. SAGA.




Estoy aquí. No me ves, no me oyes, ni siquiera me percibes. ¿Hasta qué punto he desaparecido dentro de este monstruo, que no llegas a apreciar mi cosmos cada vez que penetra en ti, enredado al suyo? O tal vez es que no hay dos cosmos, es sólo el mío; quizá debería dejar de luchar, quizá yo soy él y él soy yo, y de nada sirve esta batalla por recuperar el control. Milo, yo sólo quería servir en este ejército cada día y hacerte mío cada noche, pero en algún momento me he extraviado en mi propio laberinto. En ocasiones ni siquiera soy consciente de existir, y sólo a veces parece que despierto… para observar qué nuevas atrocidades he cometido, aun sin quererlo.

Pero desde hace trece noches, Milo, desde hace trece noches he empezado a acumular fuerzas, porque no puedo soportarlo más. He destruido, o alguien lo ha hecho en mi nombre, todo aquello que quería defender; he asesinado, he manipulado, he ejecutado, y a todo ello he asistido impotente, sin encontrar la energía suficiente como para impedírmelo a mí mismo. Sin embargo, hace trece noches te vi entrar por esa puerta, tus ojos imposibles mirando a los míos a través de mi máscara mientras te entregabas junto a mí a algo que no se puede llamar hacer el amor, y supe que no podía seguir aguantando esta situación por más tiempo.

Arles cree hacerme daño con cada ocasión en que se convierte en el dueño de tu cuerpo y el amo de tus actos, pero se equivoca, se equivoca de medio a medio. A pesar de todo lo que conlleva, el hecho de poder observar tus movimientos, escuchar tus gemidos, saborearte… me compensa. Y me da fuerzas. Me motiva para agazaparme en mi propio interior, acumulando energía para, en algún momento, enfrentarme a mí mismo, y vencerme.

Vencerme, Milo. Porque no pierdo la esperanza de poder llegar un día a quitarme esta máscara y hacerte el amor mirándote a la cara. Como tú mereces.



--------------------------------------------------------------------------------



4. NADIE MÁS QUE TÚ.



“Conozco bien al Caballero de Géminis. No sería capaz de hacer algo así.”. Esas habían sido las palabras del Caballero del Escorpión. Y ahora que había llegado a lo más alto de la Escalera, el tiempo pareció detenerse y dilatarse mientras el rostro de su enemigo se descubría lentamente hasta revelar…



“No, ¡no puede ser! ¡Es imposible!”.



En su interior, Milo de Escorpio prorrumpió en alaridos de dolor y rabia. Por fuera, permaneció inmóvil, mirando calculadoramente a su oponente, como siempre hacía.



“Mataré mis sentimientos hacia ti antes de matarte a ti junto a ellos”.


Atenea se adelantó. Las palabras que cruzó con el falso Patriarca sonaron borrosas, deformes como blasfemias, en los oídos aturdidos de Milo. “Siempre has sido tú…cabrón, me entregaba a ti cada noche, te echaba tanto de menos… y siempre eras tú…”


Saga levantó el puño para golpear a su diosa, y nadie atinó a reaccionar; parecía imposible cometer semejante sacrilegio, pero estaba sucediendo. El tiempo dejó de expandirse y se paró. Sólo Milo llegó a moverse, adelantándose en diagonal, dos pasos, sólo dos pasos… y los ojos de ambos guerreros quedaron frente a frente.



Milo”, decía la mirada de Saga.



“¿Cómo has podido?”, decía la de Milo.



Milo…”, sólo podía repetir la de Saga, que por primera vez en años se posaba en su amante desde un rostro desenmascarado.



Yo confiaba en ti, ¡confiaba en ti! Todo este tiempo temiendo por tu ausencia… pero te lo voy a pagar, maldito seas, te lo voy a pagar con la muerte que te mereces”, decían los ojos del Escorpión.



Ni te muevas”, atinaban a decir los ojos de Saga al fin “, no te acerques a mí. No he sido yo mismo y he hecho cosas terribles, pero ahora he encontrado la fuerza para liberarme. No golpearé a la Diosa, confía en mí por última vez. Siempre te he querido, Milo, y nadie más que tú me ha dado la oportunidad que ahora se me presenta. Si alguna vez me has amado, haz una última cosa por mí: déjame morir con honor



“¡No te lo mereces!”, decía la mirada de Milo…

“¡No quiero que mueras, quiero que vuelvas a mi lado y me hagas el amor una y otra vez hasta caer rendidos!”, decía su corazón.

No hay otra salida”, decía su razón. Y ésta fue la que venció.



Milo de Escorpio retrocedió dos pasos y se cubrió el rostro con las manos.



El tiempo volvió a ponerse en marcha.



A los pies de su diosa, Saga se quitó la vida. Murió como no pudo vivir: con honor.






FIN.




 
...en ocasiones veo chinos...





......................  ¡¡CARPE DM!!  ...................   [/size]

Desconectado Aria

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 1.991
    • Ver Perfil
    • http://www.saintseiyanet.net
Cara a Cara (YAOI! - sólo adultos, porfa)
« Respuesta #1 en: 21, Enero 2007, 15:57:11 »
Impresionante *_*

Me ha encantado, snif snif... q se me ha metio algo al ojo snif....  

Muy bien contao Neko ^^  y eso q me esperaba algo mas explicito... pero no pega, así como está es perfecto ^^

y bueno, vo a ver si me pongo a estudiar un poco xD

theosk

  • Visitante
Cara a Cara (YAOI! - sólo adultos, porfa)
« Respuesta #2 en: 21, Enero 2007, 16:40:14 »
Debo confesar que me puse a leerlo pensando "a saber qué perversiones soltará esta tía para considerarlo +18", pero me he encontrado con algo muy distinto. Si bien es cierto que no había leído antes un fic Yaoi y no tengo con qué compararlo, con lo que me he encontrado aquí es con una capacidad de expresión envidiable que, incluso quitándole todo elemento yaoi seguiría transmitiendo profundos sentimientos (por ejemplo la posesión de arles del cuerpo de saga es algo que nunca me había planteado de este modo).

Mis fics suelen basarse en el humor absurdo, quizá porque yo no sería capaz de escribir de forma elocuente algo más serio.

Y al igual que Aria, yo también estoy pegado a los foros en lugar de estar estudiando, así que me despido por hoy (a no ser que me vuelva a fallar la fuerza de voluntad).
« Última modificación: 21, Enero 2007, 16:40:54 por theosk »

Desconectado Neko-Ceres

  • Hero Member
  • *****
  • Mensajes: 764
    • Ver Perfil
    • http://templodelsilencio.blogspot.com
Cara a Cara (YAOI! - sólo adultos, porfa)
« Respuesta #3 en: 21, Enero 2007, 18:40:25 »
¡Aria! Muchas gracias por leer. ¡Pero no me llores! Algo más explícito... ahhh, confieso que tengo material bastante más tórrido...  :evil:  Pero voy a empezar por los trabajos más suavecitos, a ver si paso a paso la gente se va a acostumbrando a ver a los Caballeros empàrejados en mis relatos y cuando cuelgue aquí algo más subido de tono no tengamos a medio foro vomitando por los rincones. ¡Je, je!  :P

[span style=\'font-size:14pt;line-height:100%\']Theosk[/size], mil gracias por tu mentalidad abierta. ¡Ese chico valiente!  :diox:  Si he clasificado esto como para mayores de 18 es porque los temas relacionados con la humillación y la dominación me parecen más para adultos, incluso, que una escena de sexo explícito. En ese sentido, el relato me parecía bastante duro a nivel psicológico, de ahí la clasificación.
   Por otra parte, ¡gracias por tu halago! Intento que mis relatos no sean ni pornografía barata ni novela rosa; en la medida de mis posibilidades trato de diseñar personajes con rasgos que los caractericen y argumentos no eróticos en los que el amor y/o el sexo estén incluídos como una parte más de la trama y no como elemento exclusivo. Me alegro de que a tus ojos lo haya conseguido en esta ocasión.  ^_^
   Así que tú escribes humor... Voy a cotillear un rato tus relatos. En cualquier caso, me parece que tú vas en la misma dirección que yo, contar SS desde una óptica diferente a la de Kurumada, la tuya humorística y la mía sentimental...[/span]
...en ocasiones veo chinos...





......................  ¡¡CARPE DM!!  ...................   [/size]